Especial Salud y Belleza | Sur.es

La salud empieza por la boca

Los expertos en odontología recomiendan cepillarse los dientes al menos tres veces al día y acudir como mínimo cada seis meses a la revisión con el dentista

Es cierto, que con el tiempo, cada vez somos más conscientes de la importancia de la limpieza de nuestra boca, de la conveniencia de acudir al dentista periódicamente y de querer lucir una dentadura de película. Y es que nuestra sonrisa, además de ser una carta de presentación, es la verdadera muestra de una correcta salud bucodental, donde ha de comenzar el cuidado de nuestra salud.

También es importante limitar la ingesta de azúcar para favorecer la duración de la dentadura natural, que permite masticar con mayor facilidad y una mejor digestión. Cepillarse los dientes al menos tres veces diarias es lo más que recomendable. Se deben emplear tres minutos como mínimo para frotar todas las piezas y repartir la tarea en tres pasos: cepillado, hilo dental y enjuague bucal.

Prevención y cuidado

El cuidado de los dientes comienza justo después de aparecer la primera pieza, en torno a los seis meses. A esta edad no es necesario el uso del cepillo ni del hilo dental, pero es conveniente asear los dientes y las encías con una gasa húmeda después de tomar biberón o comer alimentos. La primera visita al dentista llegará a los dos años de vida.

Cuando comienzan a caerse los dientes de leche es aconsejable emplear una pequeña cantidad de pasta dentífrica con bajo contenido en flúor y un cepillo de cerdas suaves.

Ya en la adolescencia es imprescindible cepillarse los dientes, al menos, tres veces al día, una después de cada comida. La pasta dentífrica tiene que tener un mayor contenido en flúor y el uso del hilo dental es necesario para eliminar la placa acumulada entre los dientes.

Pero las buenas costumbres de limpieza no deben perderse con el paso de los años y, además, hay que mantener las revisiones al dentista periódicamente; lo más recomendable es como mínimo dos veces al año.

Daños más comunes

Entre las afecciones bucodentales más comunes hay que destacar la placa, es decir, un conjunto de bacterias, principal causa de las caries y de enfermedad de las encías; el sarro, que es la placa bacteriana endurecida; las caries, provocadas por una mala higiene lo que hace que se acumulen en la boca restos alimenticios que producen ácidos que destruyen el esmalte; la enfermedad periodontal, que conduce a la pérdida del hueso en el que se sujetan los dientes y de las encías; y la halitosis, o al aliento.

A la hora de cepillarse los dientes hay ciertas claves que mejorarán el resultado del mismo. Lo primero que hay que tener en cuenta es que hay que cepillarse después de cada comida, sobre todo antes de irnos a la cama. Y es que, mientras se duerme, las glándulas salivares producen menos saliva y los dientes están menos protegidos frente a los microbios. Un correcto cepillado incluye movimientos cortos y suaves, con especial atención a la línea de la encía, los dientes posteriores de difícil acceso y las zonas situadas alrededor de obturaciones, coronas y otras reparaciones.

Pero además de atender la salud bucodental, cada son más los pacientes que acuden a una clínica odontológica en busca de unos dientes más blancos. El blanqueamiento dental es sin duda uno de los tratamientos más de moda en la actualidad.

Lo más importante de todo es que el paciente acuda a un buen profesional. El médico, antes de comenzar el tratamiento, se asegurará de que las encías del paciente estén sanas y llevará a cabo una limpieza de boca para eliminar todas aquellas partículas que producen manchas en los dientes. Además, deberá confirmar la ausencia de caries y recomendarle la realización de enjuagues con algún tipo de solución fluorada.

Aunque existen distintas técnicas, el láser es, según los expertos la más recomendada. Se trata de un sistema más rápido, con el que se consiguen resultados en una única sesión, que suele durar algo menos de tres horas. En este caso, el proceso de oxigenación se acelera con el efecto del láser, que elimina las manchas de la estructura del diente.

 

Cuidados fundamentales

Visita al dentista
Cada año se debe acudir a la consulta de un especialista al menos en dos ocasiones, y será él quien valore el estado de los dientes.

Cepillado
Debemos cepillarnos los dientes cada día, al menos tres veces, después de cada comida. Se debe realizar con un masaje suave sobre las encías y un cepillo que tampoco sea muy duro.

Alimentación
Es recomendable reducir el consumo de café, alcohol, tabaco o azúcar; sustancias muy dañinas para el esmalte, ya que provocan manchas muy antiestéticas.

 

  Copyright © 2010 suplementos.diariosur.es/salud-y-belleza, Especial Salud y Belleza. Cuerpo sano y bonito sur.es
  Copyright © www.diariosur.es